¿Se aplicaron sanciones contra Alemania Oriental?

¿Se aplicaron sanciones contra Alemania Oriental?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Corea del Norte ha sobrevivido como estado independiente durante mucho más tiempo que Alemania Oriental. Me pregunto. ¿Algún país, como Estados Unidos, usó sanciones contra Alemania Oriental y, de ser así, se parecieron en algo a las sanciones que Estados Unidos está usando hoy en día contra Corea del Norte y otras naciones?

Por ejemplo, ¿Estados Unidos intentó implementar sanciones contra Alemania Oriental para influir en su política o ideología?


En cierto modo, la Doctrina Hallstein sirvió como una forma de sanciones (al menos por parte de Alemania Occidental).

Como se presenta habitualmente, prescribía que la República Federal no establecería ni mantendría relaciones diplomáticas con ningún estado que reconociera a la República Democrática Alemana (Alemania Oriental).

La doctrina duró desde mediados de la década de 1950 hasta 1971. Puede leer más sobre ella en el enlace de wikipedia y, para obtener más detalles:

William Glenn Gray, La Guerra Fría de Alemania: la campaña mundial para aislar a Alemania del Este. Prensa de la Universidad de Carolina del Norte. (2003) ISBN 0-8078-2758-4.


Fondo

Los problemas de Alemania del Este y Corea del Norte son muy diferentes.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los aliados dividieron a Alemania en cuatro partes, administradas por Estados Unidos (EE. UU.), Reino Unido (Reino Unido), Francia y la Unión Soviética (URSS). Estados Unidos, Reino Unido y Francia fusionaron posteriormente sus partes en Alemania Occidental. Los soviéticos convirtieron su parte en Alemania Oriental. El punto clave aquí es que la partición fue ordenada desde afuera. No se basó en divisiones en Alemania.

Por el contrario, Corea fue gobernada por los japoneses al final de la Segunda Guerra Mundial. No fue ocupada como potencia derrotada sino como aliada. Optó por la partición formando un gobierno respaldado por Estados Unidos y un gobierno respaldado por la URSS. Hubo una guerra. El resultado de la guerra fue una división formal en dos países.

Más allá de todo esto, Corea del Norte es efectivamente una dictadura. Los Kim toman decisiones relativamente unilaterales sobre cómo irán las cosas. Alemania del Este era más democrática. Mientras la Unión Soviética colapsaba, Alemania Oriental decidió reunificarse democráticamente con Alemania Occidental. Corea del Norte no ha mostrado interés en unificarse con Corea del Sur como algo más que un gobernante.

Otro problema es que los soviéticos no estaban en condiciones de impedir que Alemania se reuniera. Se estaban derrumbando al mismo tiempo que Alemania quería reunirse. De hecho, existió un movimiento para reunir a Alemania antes del colapso oficial de la Unión Soviética. China se opone a la reunificación de las Coreas. China cree que hay demasiadas posibilidades de que el país resultante sea un aliado de Estados Unidos. Y eso pondría a otro aliado de Estados Unidos en su frontera, cerca de sus centros urbanos.

China apoya artificialmente la existencia de Corea del Norte. De lo contrario, colapsaría. Pero China nunca ha ocupado Corea del Norte. Eso fue los soviéticos. China tampoco quiere que Corea del Norte colapse porque le preocupa la afluencia de refugiados.

Sanciones de Alemania Oriental

Alemania Oriental puede haber sido blanco de sanciones como parte del bloque oriental. Pero una vez que fue independiente, rápidamente se unió a Alemania. En ese momento, no habría habido ninguna razón para sancionarlo. Además, nunca intentó construir bombas nucleares, por lo que no hay paralelo con las sanciones actuales de Corea del Norte.

TL; DR: Alemania Oriental no fue objeto de sanciones como país independiente.

  • Antes de 1945, Alemania del Este era parte de Alemania. No es un país independiente.
  • De 1945 a 1990, Alemania del Este fue ocupada por los soviéticos y parte del bloque del Este (Pacto de Varsovia). Cualquier sanción a Alemania Oriental también se aplicaba al resto del bloque oriental. Un país ocupado en lugar de un país independiente.
  • En 1990, Alemania Oriental fue brevemente un país independiente.
  • Después de 1990, Alemania del Este ha sido parte de Alemania. Una vez más, no es un país independiente por derecho propio.

Durante el período extremadamente breve en el que Alemania Oriental era un país independiente, estaba haciendo cosas que Occidente quería que hiciera. No habría sido sancionado.

Alemania (Oeste, Este, combinados) no tiene bombas nucleares. No está tratando de desarrollarlos. En particular, Alemania del Este no estaba tratando de desarrollarlos durante el período en que era un país independiente. Cuando Alemania Oriental era parte del bloque oriental, no necesitaba desarrollar armas nucleares. Los países del bloque oriental estaban bajo el paraguas nuclear soviético. Alemania Oriental no se separó de los soviéticos lo suficiente como para que las armas nucleares fueran útiles hasta que se reuniera con Alemania Occidental.

Sanciones de Corea del Norte

Finalmente, Corea del Norte está construyendo bombas nucleares e intentando construir misiles para lanzarlas. Esto es peligroso. Corea del Norte está perennemente escasez de efectivo. Incluso si no usan armas nucleares, es fácil imaginar una situación en la que intercambien armas nucleares con un estado del Medio Oriente a cambio de petróleo o dinero en efectivo.

Corea del Norte también participa en acciones extraterritoriales en contravención del derecho internacional. Por ejemplo, Kim Jong Un hizo asesinar a su hermano. O el truco de Sony. No sabemos qué acciones podrían tomar con armas nucleares. Solo sabemos cómo han usado armas anteriores.

China tiene cierta influencia sobre Corea del Norte, ya que China subsidia a Corea del Norte. Pero si Corea del Norte estuviera tan controlada por China como Alemania del Este por la Unión Soviética, no habría necesidad de que Corea del Norte desarrollara armas nucleares. China ya los tiene.

Supongo que es posible que Corea del Norte esté actuando simplemente como un frente para China, pero entonces no está claro qué espera ganar China con la ilusión de independencia. Sería más beneficioso para ellos controlar abiertamente a Corea del Norte.

Alemania del Este

¿Podría Alemania del Este también haber tomado acciones que a Estados Unidos no le gustaron? Seguro. Pero Estados Unidos, en ese momento, habría considerado tales acciones como parte del papel de Alemania Oriental en el Pacto de Varsovia. Estados Unidos habría impuesto sanciones al bloque oriental en su conjunto. Si los soviéticos hubieran afirmado que los alemanes orientales actuaban por su cuenta, Estados Unidos se habría reído de ellos.

Esto no es una excusa para los alemanes orientales. Es un simple resultado de cómo funcionó la Guerra Fría. En ese momento, Estados Unidos habría rechazado cualquier afirmación de que cualquier país del Pacto de Varsovia estuviera operando por separado de la Unión Soviética. Incluso si los alemanes orientales se hubieran involucrado en una operación separada, nadie hubiera creído que lo estaban.

Corea del Norte ha sobrevivido como estado independiente durante mucho más tiempo que Alemania Oriental.

Alemania Oriental fue un estado independiente durante meses en 1990. Teóricamente tenía su propio gobierno antes de 1990, pero en realidad, los soviéticos no habrían permitido que un candidato antisoviético fuera elegido. Porque los soviéticos habrían esperado exactamente lo que sucedió en 1990.

La Unión Soviética abandonó Corea del Norte en 1948. Así que en 1990, cuando Alemania Oriental se convirtió brevemente en un país independiente, Corea del Norte había sido independiente durante cuarenta y dos años.

Incluso si contamos a Alemania Oriental como un país independiente desde 1949, cuando se formó el gobierno, eso sigue siendo un año más tarde que Corea del Norte. Y rechazo cualquier definición de independiente que permita la ocupación involuntaria por las tropas de una nación extranjera.

Corea del Norte no ha querido renunciar a su actual gobierno para reunificarse con Corea del Sur. Puede que esta no sea una decisión de la población norcoreana. Corea del Norte es efectivamente una dictadura. Es un estado de partido único donde el dictador controla el partido único y, por lo tanto, los ganadores de las elecciones que pueda celebrar. La dictadura se ha transmitido únicamente por herencia. Entonces, decir que el país no quiere renunciar a su gobierno es decir que el monarca efectivo de Corea del Norte no quiere dejar de ser el monarca efectivo.

Alemania Oriental también era un estado de partido único. Pero nunca estuvo controlado por una sola familia que pasó el control del partido a través de la herencia. Y no hay indicios de que alguna vez haya deseado ser un país independiente. Después de que el gobierno poscomunista asumió el cargo, duró menos de seis meses antes de la reunificación.


Alemania del Este: un experimento fallido en la dictadura

Alemania estuvo dividida entre 1945 y 1990. Exactamente 70 años después de la fundación de Alemania Oriental y 30 años después de la revolución pacífica que supuso su desaparición, esa división sigue siendo palpable.

La República Democrática Alemana, o RDA, también conocida simplemente como Alemania Oriental, fue fundada como un segundo estado alemán el 7 de octubre de 1949, cuatro años después del final de la Segunda Guerra Mundial. La República Federal de Alemania (RFA), o más comúnmente conocida como Alemania Occidental, se fundó solo cuatro meses antes.

La partición de Alemania fue un reflejo de las pretensiones formuladas por las fuerzas aliadas victoriosas en 1945. Por un lado estaban los Estados Unidos, Francia y el Reino Unido, por el otro, la Unión Soviética. Habían unido fuerzas para derrotar a la Alemania fascista, pero se separaron después de eso.

Los aliados occidentales establecieron una democracia parlamentaria en Alemania Occidental, mientras que el dominio territorial del dictador soviético Josef Stalin se extendió por casi toda Europa del Este. Las características más claramente reconocibles de los estados de Europa del Este: economías planificadas, sin estado de derecho, sin libertad de prensa, sin libertad de movimiento. Polonia, Hungría, Rumania y Alemania Oriental fueron solo algunos de los países obligados a vivir bajo esas reglas hasta la caída del Telón de Acero en 1989/1990. Ideológicamente, se veían a sí mismos como democracias populares, pero eran, de hecho, dictaduras.

Alemania Oriental ocupaba un papel geográfico y político especial dentro del Bloque Oriental, ya que Europa libre estaba situada en su frontera occidental. Además, la ciudad de Berlín, dividida de manera similar, la antigua capital de la Alemania nazi, estaba situada en el corazón de su territorio. La ciudad había sido un símbolo de la Alemania nazi y todos los aliados querían una parte de ella. Así, Berlín Occidental también se convirtió en una isla de libertad en la Alemania Oriental comunista.

El Muro de Berlín pone fin al éxodo masivo en 1961

En la dividida Berlín, el choque entre los sistemas competidores del capitalismo y el socialismo no podría haber sido más marcado. La ciudad, con un total de 3,3 millones de habitantes, fue el punto álgido de la Guerra Fría y, hasta 1961, también fue el agujero por el que huyeron los refugiados. Pero ese agujero se tapó con la construcción del Muro de Berlín en 1961. Hasta ese momento, más de un millón de personas, hartas de la economía de la escasez y el clima intelectual de una sociedad no libre, habían dado la espalda a la RDA.


Contenido

El deporte como herramienta para ganar legitimidad Editar

Después de la construcción del muro de Berlín, la dictadura de Alemania Oriental quería ganar reconocimiento internacional. Los deportes fueron considerados por el gobierno como una posible herramienta para esto. Manfred Ewald, que se convirtió en ministro de Deportes en 1961, inició el sistema de dopaje. [1] La primera y más importante reforma adoptada por el gobierno con respecto a los deportes en Alemania Oriental fue la directiva de alto rendimiento denominada Leistungssportbeschluss en 1969. El objetivo de la reforma era la división de disciplinas en dos categorías principales, respectivamente Deporte 1 y Deporte 2. [2] Las disciplinas estampadas Deporte 1 fueron apoyadas y desarrolladas por el estado. [2] La razón fue que deportes como la natación, el remo y el atletismo tenían el potencial de la gloria olímpica. Por otro lado, las disciplinas estampadas Sport 2 no tenían un interés particular a los ojos del estado. De hecho, un deporte como el kárate no tenía potencial de gloria olímpica. Muchos deportes se vieron afectados por la Directiva, ya que se tomaron recursos de determinadas actividades para financiar el Deporte 1. [3]

La RDA hizo grandes esfuerzos para identificar talentos. La mayoría de los niños competirían en centros deportivos juveniles y serían examinados por el gobierno, lo que resultó en las mejores perspectivas para el propósito de un entrenamiento olímpico intenso. Se esperaba que estos niños obtuvieran grandes victorias, y el estado estaba dispuesto a usar todo lo que estuviera a su disposición para garantizarlo. Los avances en la medicina y la ciencia hicieron que el uso de esteroides, anfetaminas, hormonas de crecimiento humano y estimulación sanguínea fueran una práctica común entre bastidores en los centros de entrenamiento para atletas profesionales. los Sportvereinigung Dynamo (Inglés: Sport Club Dynamo) [4] fue especialmente señalado como centro de dopaje en la antigua Alemania Oriental. [5]

La década de 1970 marcó la formalización del sistema de dopaje. En 1966 ya se encontraban disponibles diferentes fármacos para mejorar el rendimiento para los atletas masculinos y en 1968 para las mujeres. [6] Pero la formalización del sistema sólo se produjo después del notable desempeño de Alemania Oriental en los Juegos Olímpicos de Verano de 1972, donde la RDA quedó en tercer lugar en la clasificación de medallas. Utilizando el programa de dopaje formalizado, el estado de Alemania Oriental promocionó que su país con una población de solo 17-18 millones logró derrotar a las potencias mundiales a través del trabajo y los atletas talentosos. [7]

Después de 1972, el Comité Olímpico Internacional (COI) mejoró la detección de sustancias dopantes. Como resultado, en 1974, el unterstützende Mittel también conocido como el "grupo uM" fue creado en la RDA. Basado en investigaciones de vanguardia, el objetivo de "uM" era mejorar los efectos del dopaje y prevenir cualquier exposición al dopaje. Los medicamentos anabólicos como Oral Turinabol se volvieron comúnmente disponibles y los atletas comenzaron a consumir esas sustancias con frecuencia. Entre estos medicamentos, predominaron los esteroides anabólico-androgénicos, como Oral Turinabol, que fue producido por la empresa farmacéutica estatal Jenapharm.

Durante los años siguientes, el país logró afirmar su dominio sobre diferentes disciplinas y los atletas de Alemania Oriental establecieron múltiples récords. La década de 1980 instaló gradualmente un clima de sospecha en torno a los atletas. El COI había comenzado a observar dudas sobre la actuación. Se reforzó el control de dopaje y la sospecha creció continuamente. [8] Sin embargo, una mezcla entre la falta de herramientas y el conocimiento hizo que las investigaciones iniciadas por el COI fueran ineficaces.

El sistema terminó en la década de 1990 con la caída del Muro de Berlín. Varios atletas e individuos involucrados se presentaron y se organizaron una serie de ensayos contra las figuras del sistema de dopaje de Alemania Oriental. Alrededor de 1000 personas fueron invitadas a testificar en los juicios, y 300 respondieron a la llamada. [9]

Dopaje estatal sistemático Editar

Jean-Pierre de Mondenard, un experto en drogas para mejorar el rendimiento, sostuvo que el dopaje existía en otros países tanto comunistas como capitalistas, pero la diferencia con Alemania del Este era que era una política de estado. [10] A partir de 1974, Manfred Ewald, el jefe de la federación deportiva de la RDA, impuso el dopaje general, [11] con el desarrollo de un "programa altamente centralizado y clandestino", [12] llamado Plan Estatal de Investigación 14.25 y el establecimiento de el grupo de trabajo 'uM' - 'uM' es la abreviatura de 'unterstützende Mittel' o 'medios de apoyo' en 1974, que supervisó la distribución de drogas a todos los deportes. [13] El responsable del sistema de dopaje era el Dr. Manfred Höppner, un reconocido médico deportivo de Alemania Oriental. Fue nombrado jefe del "Grupo UM" que se encargaba de entregar los medicamentos a las federaciones. Cada federación tenía un grupo de UM distinto ya que la variedad y la dosis difieren según las disciplinas. [14]

La omnipresencia de los tratos del grupo de trabajo 'uM' y el elemento de secreto que dominaba en la sociedad, así como el alcance del abuso que los atletas sufrieron a causa de él, han sido notados por académicos y atletas por igual. El programa de investigación estatal ha sido descrito como "una actividad clandestina que exigía la colaboración de médicos deportivos, científicos talentosos y expertos en entrenamiento bajo la atenta mirada del Gobierno de la RDA". [15] La participación del Ministerio de Seguridad del Estado de la RDA (Stasi) en este programa de dopaje también ha sido bien documentada y pone de relieve hasta qué punto el Estado fue a asegurar el secreto del programa de dopaje. De hecho, los atletas a menudo juraban guardar el secreto, no se les informaba ni se les engañaba acerca de los medicamentos que tomaban, sino que se les decía que se les administraban "vitaminas". Por ejemplo, Birgit Boese tenía solo doce años cuando se incorporó al programa de dopaje. Su entrenador le indicó que no le contara a nadie sobre las vitaminas, ni siquiera a sus padres. Ewald fue citado por haber dicho a los entrenadores: "Todavía son muy jóvenes y no tienen que saberlo todo". [dieciséis]

Éxito olímpico Editar

Los resultados de los deportistas de Alemania del Este parecieron ser un éxito inmenso: "No fue hasta 1964, en Tokio, que los participantes de Alemania del Este ganaron más medallas que sus colegas del equipo occidental". Cuatro años más tarde, en los Juegos Olímpicos de Verano de 1968 en la Ciudad de México, donde ambos equipos alemanes tenían un equipo separado pero aún una bandera y un himno comunes, la RDA superó el recuento de medallas de Alemania Occidental (RFA). En estos Juegos Olímpicos, la RDA, un país de 17 millones, recogió nueve medallas de oro. Esto se repitió en "territorio enemigo" en los Juegos Olímpicos de 1972 en Munich. Posteriormente, la RDA nunca cayó por debajo del tercer lugar en la clasificación no oficial. En Munich, el total fue de 20, y en 1976, se duplicó nuevamente a 40. [11] En los Juegos Olímpicos de 1976, los atletas de Alemania Oriental ocuparon el segundo lugar en el recuento de medallas. Reiteraron la actuación cuatro años después. El medallero total de los participantes de la RDA en los Juegos Olímpicos de Invierno y Verano de 1956 a 1988 ascendió a 203 de oro, 192 de plata y 177 de bronce. [17] Si bien el dopaje funcionó para lograr victorias para el estado y hacer avanzar a una nación relativamente pequeña a la prominencia en el escenario mundial, siguen existiendo muchas preocupaciones. Todas las victorias de los atletas de Alemania Oriental están contaminadas debido al uso generalizado de drogas.

Efectos en los deportistas Editar

Si bien los resultados del dopaje fueron impresionantes para Alemania Oriental en el desempeño en eventos deportivos, a menudo fueron devastadores para los atletas involucrados: "Si bien las cifras no pueden ser precisas, el programa de dopaje inspirado por el estado afectó tal vez a 10,000 atletas. No solo se hicieron trampas en el centro del programa, pero también lo estaba el abuso de la salud de los atletas. Las atletas, incluidas las adolescentes, experimentaron síntomas de virilización y posiblemente hasta 1.000 deportistas sufrieron daños físicos y psicológicos graves y duraderos ". [18] [19] [20] Una de ellas es la ex nadadora Rica Reinisch, triple campeona olímpica y récord mundial en los Juegos de Moscú en 1980, desde entonces ha sufrido numerosos abortos espontáneos y quistes ováricos recurrentes.

A menudo, el dopaje se llevó a cabo sin el conocimiento de los atletas, algunos de ellos tan jóvenes como de diez años. Sin embargo, existe un acalorado debate. Figuras reconocidas como Werner Franke sostienen que el dopaje puede calificarse como una elección de los atletas.

En algunos casos, es cuestionable hasta qué punto tomar estos medicamentos fue el único responsable de los efectos secundarios, ya que algunos atletas pueden haber tenido afecciones preexistentes o hereditarias. Sin embargo, se conocen numerosos efectos secundarios potenciales del consumo de esteroides, incluido "mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, problemas hepáticos, cambios de humor violentos, efectos masculinizantes extremos en las mujeres y un vínculo claro con ciertas formas de cáncer".[21] Las consecuencias para la salud de tomar drogas para mejorar el rendimiento se conocían desde 1963, cuando una entrenadora de Leipzig, Johanna Sperling, envió una carta a sus atletas advirtiéndoles contra el dopaje. [22]

En 1977, la lanzadora de peso Ilona Slupianek, que pesaba 93 kg (205 lb), dio positivo por esteroides anabólicos en la reunión de la Copa de Europa en Helsinki. Al mismo tiempo, el laboratorio de pruebas de Kreischa cerca de Dresde pasó al control del gobierno, que tenía la reputación de administrar alrededor de 12.000 pruebas al año a los atletas de Alemania Oriental, pero sin ninguna sanción. [23]

La Federación Internacional de Atletismo Amateur (IAAF) suspendió a Slupianek por 12 meses, una sanción que terminó dos días antes de los campeonatos de Europa en Praga. A la inversa de lo que esperaba la IAAF, enviarla a su casa en Alemania del Este significaba que era libre de entrenar sin control con esteroides anabólicos, si quería, y luego competir por otra medalla de oro, que de hecho ganó.

Después del asunto Slupianek, los atletas de Alemania Oriental fueron examinados en secreto antes de abandonar el país. Aquellos que dieron positivo, fueron eliminados de la competencia internacional. Por lo general, tales retiros eran temporales, ya que estaban destinados a servir menos como un castigo, sino como un medio para proteger tanto al atleta como al equipo de Alemania del Este de las sanciones internacionales.

Tal como estaban las cosas, los medios de comunicación, primero en Alemania del Este y luego en el exterior, generalmente eran informados de que la retirada se debía a una lesión sufrida durante el entrenamiento. Si el atleta estaba siendo dopado en secreto, como solía ser el caso, normalmente se ordenaba a su médico que inventara una condición médica para justificar la retirada del atleta. La justificación también le fue servida como tal al deportista. Los resultados de las pruebas de drogas internas de Alemania del Este nunca se hicieron públicos; casi nada surgió de las escuelas y laboratorios deportivos de Alemania del Este. Una rara excepción fue la visita del periodista deportivo y ex atleta Doug Gilbert del Edmonton Sun, quien dijo: El Dr. (Heinz) Wuschech sabe más sobre los esteroides anabólicos que cualquier médico que haya conocido y, sin embargo, no puede discutirlos abiertamente más de lo que Geoff Capes o Mac Wilkins pueden discutirlos abiertamente en el clima actual de la regulación deportiva amateur. Lo que sí aprendí en Alemania del Este fue que sienten que hay poco peligro de los anabólicos, como lo llaman, cuando los atletas se mantienen en programas estrictamente monitoreados. Aunque se admiten los efectos secundarios extremadamente peligrosos, estadísticamente no es más probable que ocurran que los efectos secundarios de la píldora anticonceptiva. Si, es decir, los programas son constantemente monitoreados médicamente en cuanto a la dosis. [24]

Otros informes vinieron del atleta ocasional que huyó a Occidente. Hubo quince fugitivos entre 1976 y 1979. Uno, el saltador de esquí Hans-Georg Aschenbach, dijo: "Los esquiadores de larga distancia comienzan a recibir inyecciones en las rodillas a partir de los 14 años debido a su entrenamiento intensivo". [23] Aschenbach continuó: "Por cada campeona olímpica, hay al menos 350 inválidas. Entre las chicas hay gimnastas que tienen que usar corsés a partir de los 18 años porque su columna y sus ligamentos están muy gastados. Hay jóvenes tan cansados ​​por el entrenamiento intensivo que salen mentalmente en blanco [lessivés - lavado], que es incluso más doloroso que una columna vertebral deformada ". [25]

Luego, el 26 de agosto de 1993, mucho después de que la ex RDA se disolviera para acceder a la República Federal de Alemania en 1990, se abrieron los registros, y las pruebas estaban allí, de que la Stasi, la policía secreta estatal de la RDA, supervisaba el dopaje sistemático de Atletas de Alemania Oriental desde 1971 hasta la reunificación en 1990.

Prácticamente ningún atleta de Alemania del Este ha fallado en una prueba oficial de drogas, aunque los archivos de la Stasi muestran que muchos sí produjeron pruebas positivas en Kreischa, el laboratorio sajón (en alemán:Zentrales Dopingkontroll-Labor des Sportmedizinischen Dienstes) que fue en el momento aprobado por el Comité Olímpico Internacional, [26] ahora llamado el Instituto de Análisis de Dopaje y Bioquímica Deportiva (IDAS). [27]

La búsqueda de la justicia Editar

Los académicos se han referido a los efectos secundarios dañinos del consumo de esteroides para resaltar que el régimen de la RDA era abusivo y corrupto. [28] En la década de 1990, una división especial de la policía criminal, la Oficina Central de Investigaciones para Delitos de Reunificación y Gubernamentales (ZERV), fue encargada de investigar los delitos de dopaje. De los 1000 atletas invitados a testificar por ZERV, solo 300 testificaron realmente. Si bien la ausencia de 700 atletas invitados sugiere que de hecho pueden haber desempeñado un papel activo en el sistema de dopaje y, por lo tanto, se negaron a testificar, es concebible que algunos no quisieran la exposición pública o no sintieran que habían sufrido en las manos. del régimen.

Muchos ex médicos y ex atletas que luchan con los efectos secundarios están llevando a los tribunales a directores deportivos. Muchos ex dirigentes de clubes de Sportsvereinigung Dynamo y algunos deportistas se vieron acusados ​​tras la disolución de la RDA. Por ejemplo, dos ex médicos del club Dynamo de Berlín, Dieter Binus, jefe de la selección nacional femenina de 1976 a 80, y Bernd Pansold, a cargo del centro de medicina deportiva en Berlín Este, fueron procesados ​​por supuestamente suministrar a 19 adolescentes sustancias ilegales. [29] Binus fue sentenciado en agosto, [30] Pansold en diciembre de 1998 después de que ambos fueron declarados culpables de administrar hormonas a atletas menores de edad entre 1975 y 1984. [31] Daniela Hunger y Andrea Pollack son las ex atletas del Sport Club Dynamo que públicamente se adelantó y admitió dopaje, acusó a sus entrenadores. [32] Manfred Ewald, que había impuesto el dopaje general en Alemania Oriental, recibió una sentencia suspendida de 22 meses por la indignación de sus víctimas. [dieciséis]

Basado en una admisión dada por Andrea Pollack, el Comité Olímpico de los Estados Unidos solicitó la redistribución de las medallas de oro ganadas en los Juegos Olímpicos de Verano de 1976. [33] A pesar de los fallos judiciales en Alemania sobre denuncias sustanciales de dopaje sistemático por parte de algunos nadadores de Alemania Oriental, la junta ejecutiva del Comité Olímpico Internacional (COI) anunció que no tiene intención de revisar los libros de récords olímpicos. Al rechazar la petición estadounidense en nombre de su equipo de relevos combinado de mujeres en Montreal y una petición similar de la Asociación Olímpica Británica en nombre de Sharron Davies, el COI dejó en claro que quería desalentar cualquier apelación de este tipo en el futuro. [34]

En los últimos años, los ex deportistas de la RDA a los que se les administraron drogas y sufrieron efectos adversos han podido buscar una compensación económica. La Asociación doping-opfer-file lucha por el reconocimiento de los deportistas de Alemania Oriental como víctimas del dopaje. Como resultado de su campaña, registraron un primer éxito, con el gobierno alemán otorgando 10,5 millones de euros a los atletas. [35]


El 28 de junio de 2016 el alemán Bundestag aprobó como ley la Segunda Ley de Asistencia a las Víctimas de Dopaje. Como resultado, se creó un fondo de 13,65 millones de euros, a partir del cual se concede una ayuda económica a las víctimas de dopaje en la ex RDA. En esta ley, los deportistas se definen como víctimas y pueden tener derecho a asistencia económica si han sufrido daños importantes a la salud. [36]

Edición de documentación

En 1991, Brigitte Berendonk y Werner Franke, dos opositores al dopaje, publicaron varias tesis que habían sido redactadas por antiguos investigadores de los productos de dopaje de la RDA que se encontraban en la Academia Médica Militar de Bad Saarow. Los documentos de investigación de alto secreto y los informes gubernamentales obtenidos después de la caída de la RDA mostraron que el estado patrocinó grandes programas de investigación sobre el dopaje en los que participaron cientos de científicos que llevaban a cabo investigaciones sobre el dopaje en miles de atletas. Se prestó especial atención al dopaje de mujeres y adolescentes porque eran las que más ventajas obtenían del dopaje. Además de la investigación sobre el dopaje, se llevó a cabo una investigación sobre cómo evadir la detección del dopaje. [37]

Basado en este trabajo, en su libro (traducido del alemán como Documentos de dopaje) pudieron reconstruir la práctica del dopaje, tal como lo organizó el Estado, en muchos grandes atletas de la RDA, incluidos Marita Koch y Heike Drechsler. Ambos han negado las acusaciones, pero Brigitte Berendonk sobrevivió a una demanda de 1993 en la que Drechsler la acusó de mentir. [38] [39]

Renate Neufeld Modificar

En 1977, una de las mejores velocistas de Alemania del Este, Renate Neufeld, huyó a Occidente con la búlgara con la que se casó más tarde. Un año después, dijo que le habían dicho que tomara medicamentos suministrados por entrenadores mientras entrenaba para representar a Alemania Oriental en los Juegos Olímpicos de 1980.

A los 17 me uní al Instituto de Deportes de Berlín Este. Mi especialidad fueron los 80 metros con vallas. Juramos que nunca hablaríamos con nadie sobre nuestros métodos de entrenamiento, incluidos nuestros padres. El entrenamiento fue muy duro. Todos fuimos observados. Firmamos un registro cada vez que íbamos al dormitorio y teníamos que decir adónde íbamos y a qué hora regresaríamos. Un día, mi entrenador, Günter Clam, me recomendó tomar pastillas para mejorar mi rendimiento: corría 200 metros en 24 segundos. Mi entrenador me dijo que las pastillas eran vitaminas, pero pronto tuve calambres en las piernas, mi voz se volvió ronca y, a veces, no podía hablar más. Luego comencé a dejarme crecer el bigote y mis períodos se detuvieron. Luego me negué a tomar estas pastillas. Una mañana de octubre de 1977, la policía secreta me detuvo a las 7 de la mañana y me interrogó sobre mi negativa a tomar las pastillas recetadas por el entrenador. Entonces decidí huir, con mi prometido. [40] [41]

Llevó consigo al oeste tabletas grises y polvo verde que, según dijo, le habían dado a ella, a los miembros de su club y a otros atletas. Según los informes, el analista de dopaje de Alemania Occidental Manfred Donike los identificó como esteroides anabólicos. Dijo que se quedó callada durante un año por el bien de su familia. Pero cuando su padre perdió su trabajo y su hermana fue expulsada de su club de balonmano, decidió contar su historia. [40]

Andreas Krieger Modificar

Andreas Krieger, entonces conocida como Heidi Krieger, compitió como mujer en el equipo de atletismo de Alemania del Este, ganando la medalla de oro en lanzamiento de bala en el Campeonato de Europa de Atletismo de 1986.

A partir de los 16 años, Krieger fue dopado sistemáticamente con esteroides anabólicos, que tienen importantes efectos androgénicos en el cuerpo. Ya había tenido dudas sobre su identidad de género, y los cambios químicos resultantes de los esteroides solo las exacerbaron. [42] En 1997, algunos años después de su jubilación, Krieger se sometió a una cirugía de reasignación de sexo y cambió su nombre a Andreas.

En el juicio de Manfred Ewald, líder del programa deportivo de Alemania Oriental y presidente del comité olímpico de Alemania Oriental y Manfred Hoeppner, director médico de Alemania Oriental en Berlín en 2000, Krieger testificó que los medicamentos que le habían administrado habían contribuido a su trans- sexualidad ya tenía pensamientos al respecto, pero en sus palabras los efectos del dopaje lo privaron del derecho a "averiguar por mí mismo de qué sexo quería ser". [43]

Christian Schenk Modificar

Ha habido especial atención de los medios y controversia en torno al caso del ex decatleta de la RDA, Christian Schenk. El caso de Schenk destaca que no todos los atletas tomaron medicamentos para mejorar el rendimiento sin saberlo. Schenk admitió que los usó a sabiendas, pero sugirió que evaluará una posible solicitud de compensación del fondo establecido por la Segunda Ley de Dopaje, porque ahora sufre de depresión severa y trastorno bipolar. Aunque Schenk admitió en una entrevista que sus enfermedades podrían ser hereditarias, [44] se sabe que sus afecciones son efectos secundarios de tomar drogas para mejorar el rendimiento. [45] Dado que Schenk aparentemente ha sufrido daños en la salud debido al dopaje, ha habido un debate particular en torno a la medida en que él y otros atletas con experiencias alternativas similares deberían ser considerados víctimas de dopaje. Esto afectó negativamente a muchas personas.


Historia de Alemania después de la Segunda Guerra Mundial

La derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial y su ocupación por la Unión Soviética y las potencias occidentales dieron lugar a complicaciones en el campo de la política europea e internacional.

Esas complicaciones estaban relacionadas con los problemas de la unidad alemana y el futuro de Berlín.

Fuente de la imagen: media.salon.com/2011/03/the_long_road_home_by_ben_shephard-1246𴮘.jpg

  1. Problema de la unidad alemana
  2. Opiniones sobre la unificación alemana
  3. El problema de Berlín
  4. Primera crisis de Berlín (1948-9)
  5. Segunda crisis de Berlín (1958)
  6. Tercera crisis de Berlín (1961)
  7. Cuarta crisis de Berlín (1969)
  8. Acuerdo de Berlín (1971)

1. Problema de la unidad alemana:

En la Conferencia de Potsdam de 1945 se decidió que Alemania se dividiría en cuatro zonas de ocupación como medida temporal. La zona británica se encontraba en el noroeste, la estadounidense en el sur, la francesa en el suroeste y la zona soviética se extendía desde la línea Oder-Neisse hasta el Elba.

Berlín también se dividió en cuatro zonas entre los Cuatro Grandes. El Consejo de Control Aliado de las Cuatro Potencias se creó para tomar decisiones para Alemania en su conjunto. El Consejo debía seguir una política conjunta y toda Alemania debía ser tratada como una sola unidad económica.

En enero de 1947 se unificaron las zonas británica y estadounidense. En el mismo año, se fusionó la zona francesa. Las tres zonas juntas llegaron a conocerse como Alemania Occidental. Las potencias occidentales introdujeron una reforma monetaria en las tres zonas occidentales en junio de 1948 que resultó ser un gran éxito.

La Unión Soviética protestó e impuso un bloqueo a Berlín que se hizo plenamente efectivo con la introducción de la nueva moneda en el sector occidental de la ciudad. El argumento de la Unión Soviética era que su acción estaba destinada a salvaguardar la moneda de su propia zona y al adoptar las medidas mencionadas en sus propias zonas, las potencias occidentales habían perdido el derecho a participar en la administración de Berlín, que era una parte de la zona rusa.

Las potencias occidentales organizaron un puente aéreo masivo para enviar suministros a dos millones de residentes de Berlín Occidental y mantuvieron una comunicación abierta con Berlín Occidental. El bloqueo de Berlín duró desde junio de 1948 hasta septiembre de 1949. Las potencias occidentales se ganaron la gratitud del pueblo alemán.

Los representantes de las tres potencias occidentales se reunieron en Bonn y redactaron una Constitución federal para Alemania Occidental que llegó a conocerse como la Constitución de Bonn. Según la nueva Constitución, se celebraron elecciones al Parlamento Federal en agosto de 1949 y el Dr. Adenauer fue elegido Canciller de la República Federal de Alemania Occidental.

La República Federal Alemana se convirtió en miembro de la O.P.E.C. en 1949 y del Consejo de Europa en 1951. Se convirtió en uno de los tres socios principales de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero en 1952. También se unió a la Comunidad Económica Europea. El 16 de mayo de 1952, Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia celebraron acuerdos de paz con Alemania Occidental en Bonn.

La independencia casi completa fue restaurada a Alemania Occidental. Los protocolos firmados en París el 28 de octubre de 1954 por Alemania Occidental y otras 14 naciones occidentales dieron a Alemania Occidental una soberanía virtual y le abrieron el camino para entrar en la OTAN y la Organización del Tratado de Bruselas (Unión Europea Occidental).

Alemania Occidental se independizó oficialmente el 5 de mayo de 1955 y progresó tanto política como económicamente. Reconstruyó sus ciudades destrozadas y sus industrias y se convirtió en un exportador líder de productos industriales terminados en el mercado mundial.

La Unión Soviética estableció el 7 de octubre de 1949 una Cámara Provisional de los Pueblos y # 8217 y declaró la República Democrática Alemana con Otto Grotewohl como Primer Ministro. Por lo tanto, hubo dos Alemanias. El G.D.R. (República Democrática Alemana) se estalinizó progresivamente. Concluyó tratados de amistad con otras naciones de Europa del Este pertenecientes a la Esfera Soviética. También firmó un tratado con Polonia y fijó el límite de Polonia en la línea Oder-Niesse.

La República Democrática Alemana estableció una zona a lo largo de su frontera de 600 millas con Alemania Occidental. El sistema telefónico de Berlín se dividió en dos secciones. La Unión Soviética proclamó a Alemania Oriental como un estado soberano el 26 de marzo de 1954 y declaró que las tropas soviéticas permanecerían temporalmente en relación con la seguridad y el acuerdo de Potsdam.

Los Ministros de Relaciones Exteriores de las Cuatro Grandes Potencias se reunieron en Berlín del 25 de enero al 18 de febrero de 1954 y discutieron el problema de la unificación de Alemania. Las potencias occidentales propusieron la reunificación a través del proceso de elecciones libres y libertad para que el nuevo y unificado estado se uniera a un bloque u otro. Molotov, el ministro de Relaciones Exteriores de la Unión Soviética, propuso que se formara un gobierno provisional totalmente alemán a partir de las dos zonas existentes para enmarcar una constitución.

El nuevo Gobierno debería negociar un tratado de paz, pero no debe unirse a ninguna alianza en la Guerra Fría. Las potencias occidentales sabían muy bien que unas elecciones libres conducirían a una Alemania Unida alineada con Occidente y miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte. Los rusos también sabían que Alemania elegiría las políticas de la República Federal.

El 5 de mayo de 1955, las potencias occidentales pusieron fin a su ocupación de 10 años de Alemania Occidental. La Unión Soviética también restauró la soberanía a Alemania Oriental y la asoció con la Organización del Tratado de Varsovia. Alemania Occidental se unió a la O.P.E.C. Alemania Oriental se asoció con COMECON.

2. Opiniones sobre la unificación alemana:

La opinión de las potencias occidentales era que el problema alemán debería resolverse sobre la base del derecho a la libre determinación. Querían que se celebraran elecciones libres en toda Alemania y el nuevo estado debía concluir un tratado de paz. No se debía reconocer que Alemania Oriental podría perpetuar la partición de Alemania. Alemania Occidental afirmó que era la única sucesora del antiguo estado alemán. Se opuso a la neutralización de Alemania.

La opinión soviética era que el tratado de paz debería concluirse con ambos estados alemanes por separado. Su argumento era que la cuestión del tratado de paz era diferente de la cuestión del reconocimiento. Si la Unión Soviética podía reconocer a Alemania Occidental, no había ninguna razón por la que las potencias occidentales no pudieran reconocer a Alemania Oriental. Como todo Berlín se encuentra en los límites territoriales de Alemania Oriental, las potencias occidentales no tenían derecho a tener su presencia en Berlín.

Cuando Alemania se rindió bajo la presión de las fuerzas soviéticas, solo la Unión Soviética tenía derecho a mantener sus fuerzas en Berlín. Se plantearon objeciones a las bases militares de Berlín Occidental. La Unión Soviética quería la neutralidad de Alemania como precio de la unificación alemana. No estaba preparada para aceptar una Alemania rearmada alineada con Occidente.

La cuestión alemana surgió para la discusión cuando los Cuatro Grandes Ministros de Relaciones Exteriores se reunieron en Berlín, pero no salió nada. Otro intento de unificación se realizó en julio de 1955 en la Conferencia Cumbre de los Cuatro Grandes en Ginebra, pero nuevamente no salió nada. Se celebró una reunión a nivel ministerial en Ginebra del 27 de octubre al 16 de noviembre de 1955.

Occidente nuevamente tomó su posición sobre unir a Alemania a través de elecciones libres para todos los alemanes si al mismo tiempo se podía establecer un Pacto de Seguridad Europeo. Los rusos propusieron un tratado europeo de seguridad colectiva que reemplazaría a la Organización del Tratado del Atlántico Norte, la Unión Europea Occidental y la Organización del Tratado de Varsovia. Los dos gobiernos alemanes deberían unirse al tratado y establecer un Consejo totalmente alemán compuesto por representantes de ambos. Hubo un callejón sin salida.

El 8 de septiembre de 1955, el canciller Adenauer visitó Moscú y pidió la liberación de los prisioneros de guerra alemanes y la cooperación rusa para lograr la unificación de Alemania. Alemania Occidental declaró en diciembre de 1955 que rompería las relaciones diplomáticas con los estados que reconocían al Gobierno de Alemania Oriental. Esto llegó a conocerse como la Doctrina Hallstein. Lleva el nombre de Walter Hallstein del Ministerio de Relaciones Exteriores de Bonn.

El objeto de esta doctrina era boicotear a la República Democrática Alemana en la arena internacional e impedir su consolidación. Las sanciones se dirigieron contra los estados que establecieron relaciones normales con la República Democrática Alemana. Al principio, el Gobierno de Bonn utilizó esta política solo en el ámbito de las relaciones diplomáticas, pero luego se extendió a las relaciones comerciales y culturales.

El gobierno de Bonn afirmó que era el sucesor del Reich alemán y su único sucesor. Fue apoyado por Gran Bretaña, Estados Unidos y Francia. La opinión de la Unión Soviética era que había dos germánicos con el mismo estatus y ella intercambió embajadores con Alemania Occidental y Alemania Oriental.

Cuando Estados Unidos decidió suministrar armas nucleares a las fuerzas de la OTAN, la Unión Soviética advirtió a Alemania Occidental que no las mantuviera en su territorio. Las perspectivas de armas nucleares en las bases de la OTAN llevaron a Polonia a sugerir una zona libre de armas nucleares en Europa Central. La Unión Soviética sugirió otra Conferencia Cumbre, pero Dulles no estaba preparada para ello a menos que la Unión Soviética aceptara los términos occidentales.

El 10 de noviembre de 1958, Jruschov declaró que los imperialistas querían convertir a Alemania en un problema crónico y estaban perturbando la paz de la República Democrática Alemana, Polonia y los estados socialistas. Advirtió que cualquier marcha hacia Alemania Oriental significaría un desastre para Alemania Occidental. Si Alemania Occidental realmente quisiera la unificación, habría hablado con Alemania Oriental.

Cualquier arreglo podría basarse en la liquidación del fascismo, el militarismo alemán y la desmilitarización. Asimismo, el problema de Berlín podría ser discutido por Alemania Occidental y Oriental. Jruschov entregó notas a las potencias occidentales pidiéndoles que se retiraran de Berlín Occidental en un plazo de seis meses.

Ofreció a Berlín Occidental el estatus de ciudad libre. Canceló el acuerdo de la Unión Soviética con los Estados Unidos y Gran Bretaña del 12 de septiembre de 1944 (delimitando las zonas de ocupación de Alemania y previendo la administración conjunta de Berlín) y el acuerdo del 1 de mayo de 1945 entre los Tres Grandes y Francia por el que se establecía la maquinaria de control. para la ocupación de Alemania y Berlín. También declaró su intención de traspasar a Alemania Oriental las funciones hasta entonces desempeñadas por las autoridades soviéticas.

En respuesta, el Gobierno de Alemania Occidental emitió una declaración en el sentido de que si la Unión Soviética renunciaba unilateralmente a los tratados internacionales concluidos por las Cuatro Potencias con respecto a Berlín, la tensión política en Europa aumentaría, las relaciones entre Alemania y la Unión Soviética se deteriorarían y la Rusia Soviética sería acusada. de violar el derecho internacional.

Si bien las potencias occidentales estaban decididas a defender sus derechos, también estaban dispuestas a negociar. La Unión Soviética propuso un proyecto de tratado que estipulaba que Alemania debía aceptar las fronteras del 1 de enero de 1959, reconocer la neutralidad austriaca y renunciar a los Sudetes. Otros artículos prohibían al partido nazi, la militarización y la propaganda contra la paz. Las potencias occidentales no aceptaron el borrador del tratado y sugirieron una reunión de Ministros de Relaciones Exteriores.

Los Ministros de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos, la Unión Soviética, Gran Bretaña y Francia se reunieron en una conferencia en Ginebra el 11 de mayo de 1959 sobre las cuestiones de la reunificación de Alemania y el arreglo de Berlín. En nombre de las potencias occidentales, Herter presentó a la Conferencia un plan para la solución de todos los problemas. Ese plan se conoce como el Plan de Paz Occidental. Previó la unificación de Alemania al lograr la reunificación de Berlín a través de elecciones libres como primer paso hacia la unidad alemana.

Las cuatro potencias debían garantizar la independencia del Berlín unido. Una comisión de 35 representantes (25 de Alemania Occidental y 10 de Alemania Oriental) debía preparar las leyes electorales sobre cuya base se elegiría una asamblea legislativa para toda Alemania. El Gobierno de Alemania Unida gozaría del pleno derecho de unirse a la OTAN o al Pacto de Varsovia. Se concluiría un tratado de paz con el gobierno de Alemania.

El 25 de mayo de 1959, Gromyko, el ministro de Relaciones Exteriores de la Unión Soviética, presentó una contrapropuesta en la que se establecía que se debían concluir tratados de paz separados con los dos estados alemanes y que la tarea de la reunificación alemana debía dejarse en sus manos. Berlín Occidental permanecería independiente y libre de ejércitos extranjeros hasta la reunificación de Alemania. Los miembros de la OTAN debían retirar sus fuerzas de Alemania y desmantelar su base militar. La Unión Soviética también eliminaría sus ejércitos de Alemania, Polonia y Hungría.

Tanto Herter como Gromyko rechazaron mutuamente las propuestas de paz. Gromyko luego presentó a la Conferencia nuevas propuestas que establecían que dentro de un año las potencias occidentales deberían acordar la abolición del régimen de ocupación en Berlín Occidental, reducir el número de sus ejércitos en Alemania y abstenerse de participar en cualquier tipo de actividad hostil. o propaganda contra Alemania Oriental.

Las potencias occidentales también rechazaron esa propuesta. El 20 de junio de 1959, los Ministros de Relaciones Exteriores de Occidente propusieron un tratado de cuatro potencias que garantizaría a Occidente el acceso sin restricciones a Berlín Occidental. Gromyko se negó a aceptar la propuesta. Hubo un punto muerto y así terminó la Conferencia.

En septiembre de 1959, Jruschov se reunió con el presidente Eisenhower en Camp David y acordó reanudar las conversaciones sobre la cuestión de Berlín en la Conferencia Cumbre propuesta en mayo de 1960 en París. Sin embargo, debido al incidente del U-2, Jruschov decidió boicotear la Cumbre.

El 25 de abril de 1960, Jruschov advirtió a las potencias occidentales que, en caso de que se negaran a firmar un tratado de paz con Alemania Oriental, cesaría su derecho de acceso a Berlín Occidental y la Unión Soviética concluiría un tratado de paz con Alemania Oriental de forma unilateral. También declaró que como la ciudad de Berlín estaba situada dentro de Alemania Oriental, con la firma del tratado de paz con Alemania Oriental, el derecho soberano de esta última se establecería en toda Alemania Oriental.

Las potencias occidentales protestaron y argumentaron que tenían un derecho sobre Berlín Occidental como resultado de la conquista de Alemania y no como una concesión de la Unión Soviética. Además, la Unión Soviética no podía revocar unilateralmente todos los tratados concluidos anteriormente con respecto a Alemania y Berlín. Jruschov se reunió con el presidente Kennedy en Viena en junio de 1961 y el 21 de junio declaró que la fórmula de Camp David estaba muerta.

El 11 de agosto de 1961, la Unión Soviética anunció medidas de protección para frenar los actos subversivos de Alemania Occidental en Berlín Oriental. El 12 de agosto de 1961, el Gobierno de Alemania Oriental introdujo un sistema de permisos para los alemanes orientales que fueran a Berlín Occidental. En la mañana del 13 de agosto, el Gobierno de Alemania Oriental selló las fronteras de Berlín Oriental con Berlín Occidental. En los días siguientes se levantaron muros de cemento y hormigón.

Así nació el Muro de Berlín. Estados Unidos ordenó la convocatoria de 76.500 reservas y hubo una gran tensión. Después de largas negociaciones, el 17 de septiembre de 1963 se firmó el Acuerdo de Pase que permitió a los berlineses de las dos partes encontrarse.

En 1970, el gobierno de coalición de Alemania Occidental dirigido por el canciller Willy Brandt inauguró un nuevo enfoque hacia Alemania Oriental conocido como Ostpolitik. Quería iniciar nuevas relaciones con Alemania Oriental y estuvo de acuerdo con la idea de dos estados alemanes en una nación alemana. El resultado fue que el 12 de agosto de 1970 se firmó el Tratado de No Agresión entre Moscú y Bonn.

El tratado reconoció el mapa de Europa Central de la posguerra. Reconoció el statu quo en Europa del Este. Tanto Alemania Occidental como la Unión Soviética acordaron reconocer las fronteras de la posguerra de Polonia, Checoslovaquia y la frontera entre Alemania Oriental y Occidental. Acordaron no desafiar esas fronteras en el futuro.

Acordaron apoyar la entrada de los dos estados alemanes en las Naciones Unidas. El tratado permitió a Alemania Occidental establecer relaciones diplomáticas y culturales con los países de Europa del Este y contribuyó en gran medida a disminuir la tensión Este-Oeste.

El 8 de noviembre de 1972, los representantes de Alemania Oriental y Occidental se reunieron en Bonn y firmaron un tratado sobre las relaciones sobre una base formal. Los dos estados acordaron reconocer la soberanía y la integridad territorial del otro y aceptaron el derecho a la autodeterminación. Ambos afirmaron ser admitidos en las Naciones Unidas.

El tratado prometía relaciones normales de buena vecindad, igualdad soberana, promoción de la seguridad europea y cooperación en los intercambios económicos, sociales y científicos. Bonn renunció a la Doctrina Hallstein sin abandonar la noción de una nación común, con Alemania Oriental como segundo estado alemán dentro del territorio alemán.

Este tratado, también conocido como Tratado Básico, hizo posible que los dos estados alemanes fueran admitidos en las Naciones Unidas como miembros en septiembre de 1973. La admisión de dos germanos en las Naciones Unidas fue el resultado de una serie de tratados firmados entre Alemania Occidental y Polonia, Alemania Occidental y la Unión Soviética, Alemania Oriental y Alemania Occidental y la Unión Soviética, Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos en lo que respecta a Alemania.

La admisión de dos germanos como estados soberanos e iguales marcó el final de la Guerra Fría y los nuevos arreglos territoriales tras la derrota de Alemania en 1945. Sin embargo, el sueño de la unidad alemana no parece estar a la vista ni siquiera en un futuro lejano. Parece que dos estados alemanes han venido para quedarse. Cada gobierno alemán está interesado en perpetuar la división de Alemania de la posguerra.

3. El problema de Berlín:

Geográficamente, la ciudad de Berlín está situada dentro del territorio de Alemania Oriental. Está dentro del territorio de Alemania Oriental, a 100 millas de las fronteras de Alemania Occidental. La historia de los arreglos de la posguerra en Berlín comenzó en octubre de 1943 cuando los ministros de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Soviética se reunieron en Moscú y acordaron en principio la responsabilidad conjunta y la ocupación conjunta de la derrotada Alemania. Establecieron la Comisión Consultiva Europea y le encomendaron la tarea de elaborar los arreglos necesarios.

De sus largas deliberaciones surgió el protocolo del 12 de septiembre de 1944, que decía lo siguiente. & # 8220Alemania, dentro de sus fronteras como estaban el 31 de octubre de 1937, a los efectos de la ocupación, se dividirá en tres zonas, una de las cuales se asignará a cada una de las tres potencias y una zona especial de Berlín que será bajo la ocupación conjunta de los tres poderes. & # 8221

El 14 de noviembre de 1944, la Comisión Consultiva Europea llegó a un acuerdo sobre el establecimiento de un Consejo de Control Aliado que funcionaría como Gobierno de Alemania durante el período interino hasta que se pudiera establecer un Gobierno alemán autóctono.

La Conferencia de los Tres Grandes de Yalta en febrero de 1945 confirmó los acuerdos alcanzados en Londres y los implementó dando a Francia una zona de ocupación separada junto con un sector de Berlín y haciendo a Francia miembro del Consejo de Control Aliado. El Acuerdo de Yalta fue seguido por el acuerdo de la Comisión Asesora Europea el 1 de mayo de 1945 sobre el mecanismo de control en Alemania.

El 8 de mayo de 1945, las fuerzas de los Estados Unidos se encontraban en lo más profundo del territorio designado como zona rusa, mientras que los rusos estaban en posesión de todo Berlín. Los rusos no permitirían la entrada de los aliados en Berlín a menos que los aliados se retiraran a sus respectivas zonas. Cuando los cuatro Comandantes emitieron sus proclamas del 5 de junio de 1945 asumiendo la autoridad suprema sobre Alemania, decidieron honrar las obligaciones mutuas asumidas por sus respectivos gobiernos.

El Acuerdo de Potsdam del 2 de agosto de 1945, en el que Francia no era parte, continuó los acuerdos precedentes de los cuatro Comandantes Aliados y asignó al Consejo de Control Aliado funciones específicas de desnazificación, democratización, desmilitarización y desconcentración. El Acuerdo de Potsdam no menciona el régimen de las Cuatro Potencias que se establecerá en Berlín.

4. Primera crisis de Berlín (1948-49):

El problema del acceso de los aliados occidentales a Berlín occidental se dejó en manos de los comandantes aliados. El 29 de junio de 1945, el general Clay, como representante del general Eisenhower, se reunió con el general Zhukov en Berlín. Estuvo de acuerdo, & # 8220 como un arreglo temporal, & # 8221, en la asignación de una carretera principal y una línea ferroviaria, así como dos corredores aéreos para el acceso de las potencias occidentales a Berlín.

El acuerdo no se puso por escrito. Sin embargo, la omisión fue subsiguientemente subsanada por la decisión del Consejo de Control Aliado el 30 de noviembre de 1945 que otorgó al Oeste tres corredores aéreos para ser utilizados sin previo aviso. En 1948, la Unión Soviética bloqueó las rutas terrestres y los Aliados superaron la dificultad organizando el puente aéreo de Berlín durante unos 10 meses hasta que la Unión Soviética levantó el bloqueo.

El 4 de mayo de 1949, se llegó a un acuerdo por el cual el Soviet. Union acordó poner fin al bloqueo de Berlín y las potencias occidentales acordaron levantar sus restricciones a las comunicaciones con Alemania Oriental que habían impuesto como represalia por el bloqueo.

El Acuerdo de las Nueve Potencias sobre Alemania y la Defensa Europea del 3 de agosto de 1954, concluido en París entre las potencias occidentales y Alemania Occidental, que puso fin a la ocupación aliada y restauró la soberanía total de Alemania Occidental, reservado a los Aliados & # 8220 los derechos y responsabilidades existentes. relativo a Berlín. & # 8221 En un acuerdo con Alemania Oriental el 20 de septiembre de 1955, la Unión Soviética reconoció la soberanía de la República Democrática Alemana (Alemania Oriental) y resolvió por sí misma el control del tráfico, tanto de personal como de carga, destinado a Berlina.

5. Segunda crisis de Berlín (1958):

En diciembre de 1958, el Consejo de la OTAN decidió equipar a Alemania Occidental con armas atómicas y cohetes. Eso provocó a la Unión Soviética y precipitó una segunda crisis en Berlín.

La Unión Soviética envió las siguientes notas a las potencias occidentales:

(1) Todo Berlín formaba geográficamente una parte de Alemania Oriental y, por lo tanto, las potencias occidentales no tenían ningún derecho legal sobre Berlín.

(2) Las potencias occidentales deberían retirarse de Berlín Occidental en un plazo de seis meses.

(3) Berlín Occidental sería declarada ciudad libre desmilitarizada.

(4) La Unión Soviética dio un ultimátum de seis meses para resolver el problema de Berlín, sin lo cual los derechos de acceso occidentales terminarían y cualquier violación occidental causaría inmediatamente las represalias apropiadas.

(5) La Unión Soviética declaró su intención de confiar a Alemania Oriental el control de las comunicaciones, lo que significaba que las potencias occidentales debían obtener el permiso de Alemania Oriental para llegar a Berlín Occidental.

El 31 de diciembre de 1958, Estados Unidos junto con las demás potencias occidentales rechazaron la propuesta soviética. Reclamaron su derecho en Berlín desde la conquista de Alemania y no sobre la base del Acuerdo de Potsdam. Se negaron a dejarse doblegar por amenazas o ultimátums. El 11 de mayo de 1959, la Conferencia de Ministros de Relaciones Exteriores de las Cuatro Grandes Potencias se reunió en Ginebra, pero no pudo llegar a ningún acuerdo. Se organizó una nueva Cumbre para el 16 de mayo de 1960, pero no se reunió debido al incidente del U-2. La crisis de Berlín terminó pero el problema no se resolvió.

6. Tercera crisis de Berlín (1961):

Cuando Jruschov se reunió con el presidente Kennedy en junio de 1961, fijó una fecha límite para un tratado separado con Alemania a fines de 1961. Estados Unidos estaba dispuesto a negociar sobre la cuestión de Alemania, pero no estaba dispuesto a aceptar la opinión soviética sobre Berlín.

El resultado fue que ambos líderes intercambiaron notas amenazadoras sobre la cuestión de Berlín. Se creó una situación grave en Alemania como resultado de la afluencia de refugiados de Alemania Oriental. Médicos, ingenieros y trabajadores calificados desertaron a Alemania Occidental a gran escala y provocaron una fuga de cerebros en Alemania Oriental.

El 13 de agosto de 1961, Alemania Oriental selló su frontera entre Berlín Oriental y Berlín Occidental y se erigió un muro de Berlín de 40 kilómetros de largo entre dos Berlín. Hubo una gran tensión. En 1963 se firmó un Acuerdo de Pase que permitió que personas de ambos lados de Berlín se conocieran.

7. Cuarta crisis de Berlín (1969):

Hubo otra crisis en Berlín en 1969. El gobierno de Alemania Occidental decidió celebrar elecciones presidenciales el 5 de marzo de 1969 en Berlín Occidental para reafirmar su reclamo sobre Berlín Occidental. Alemania Oriental se opuso y volvió a imponer restricciones a las rutas terrestres para evitar que los miembros del Colegio Electoral llegaran a Berlín Occidental.

El gobierno de Alemania Occidental envió a los miembros del Colegio Electoral y otros funcionarios a Berlín Occidental por vía aérea. En esa ocasión, el presidente Nixon de Estados Unidos dio la siguiente advertencia. & # 8220 Que no haya errores de cálculo.

Ningún movimiento unilateral, ningún acto ilegal, ninguna forma de presión de ninguna fuente sacudirá la determinación de las naciones occidentales de defender su legítimo estatus como protectores del pueblo de Berlín libre. & # 8221 El resultado fue que la Unión Soviética no tomó ninguna decisión. acción y la situación se salvó.

8. Acuerdo de Berlín (1971):

Después de prolongadas negociaciones que duraron 18 meses, Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y la Unión Soviética concluyeron un acuerdo sobre Berlín el 23 de agosto de 1971. Se eliminaron las restricciones al movimiento entre Berlín Oriental y Occidental. Las potencias occidentales y Alemania Occidental reconocieron la autoridad separada de Alemania Oriental. Se instó al Gobierno de Alemania Occidental y a la Administración de Berlín a tener relaciones directas con Alemania Oriental.

Las Cuatro Grandes Potencias aceptaron que Berlín Occidental no formaba parte integral de Alemania Occidental, lo que significa que Berlín Occidental no estaba bajo Alemania Occidental sino bajo las tres Potencias Occidentales. En otras palabras, la autoridad de Berlín Occidental se separó de la de Alemania Occidental.

Las potencias occidentales asumieron directamente la responsabilidad de la seguridad de Berlín Occidental. Berlín Oriental fue aceptado como parte integral de Alemania Oriental. Las Cuatro Grandes potencias entendieron que no debían cambiar el statu quo por la fuerza unilateralmente. El acuerdo puso fin temporalmente a años de tensión. El problema de Berlín está íntimamente relacionado con la unificación de Alemania y solo podrá resolverse definitivamente cuando Alemania se reunifique.


Merkel y Borissov bloquearon las sanciones de la UE contra Turquía en la cumbre: fuentes

Alemania y Bulgaria fueron los más vocales entre los países de la UE que bloquearon las sanciones contra Turquía en la cumbre de la UE el jueves (10 de diciembre), dijeron fuentes diplomáticas a EURACTIV.

"La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro búlgaro, Boyko Borissov, fueron los líderes de la UE que se opusieron abiertamente a las sanciones contra Ankara", dijeron las fuentes.

Otros países como España, Italia, Malta y Hungría también se opusieron, pero no lo expresaron abiertamente, agregaron las fuentes.

Austria apoyó las sanciones, mientras que Francia, que pedía una respuesta dura de la UE, al parecer bajó el tono de su retórica en la cumbre.

Según las conclusiones de la cumbre sobre Turquía, los líderes de la UE condenaron su agresividad y acciones unilaterales en el Mediterráneo Oriental. Sin embargo, en la práctica, adoptaron una postura blanda y concedieron a Ankara otro período de gracia de tres meses.

Concretamente, decidieron agregar nuevos nombres de personas y empresas a la lista negra que existe actualmente para las perforaciones de gas "no autorizadas" de Turquía frente a Chipre.

Pero las sanciones que se han impuesto hasta ahora han tenido poco valor agregado, considerando que Turquía no ha detenido las perforaciones frente a Chipre.

Además, pidieron a la Comisión Europea que elabore un informe "a más tardar en marzo de 2021" sobre las relaciones entre la UE y Turquía en general, desde la política hasta el comercio, y explore "opciones e instrumentos sobre cómo proceder".

Los líderes también dejaron en claro que la “agenda positiva sigue sobre la mesa” que promete a Turquía que continuará brindando asistencia financiera para gestionar los flujos migratorios en el país.

Por último, pero no menos importante, los líderes de la UE dijeron que buscarán la coordinación sobre el asunto de Turquía con la nueva administración de Estados Unidos.

Alemania, que actualmente ocupa la presidencia de la UE, siempre se ha opuesto a las sanciones y ha querido mantener abiertos los canales de comunicación con Ankara.

En una entrevista con EURACTIV en noviembre, Udo Bullmann, eurodiputado socialdemócrata y portavoz de Asuntos de la UE del Comité Ejecutivo del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), dijo que la intención de Merkel era mantener la puerta abierta con Turquía.

"No debemos olvidar que la base de poder de Erdogan se está reduciendo [...] mire los resultados de las últimas elecciones municipales: el tipo está sudando, el tipo tiene miedo de perder su poder de definición de la política interna y externa dentro de Turquía", Dijo Bullmann.

“No debemos tratar con Turquía como un monolito autocrático, así que mantén la flexibilidad para transformar y traer a Turquía de regreso a la familia de naciones pacíficas. Esa sería, normalmente, la intención de Merkel, y no se la puede culpar por eso ”, agregó.

Los diplomáticos estimaron antes de la cumbre que no se podía predecir la postura de Sofía sobre la cuestión de las sanciones.

"El líder de Bulgaria, Borissov, es un conocido amigo de Erdogan y su comportamiento es impredecible", dijo un diplomático de la UE a EURACTIV la semana pasada.

A nivel político, la postura de Alemania y Bulgaria también es de gran importancia teniendo en cuenta que tanto Merkel como Borissov pertenecen a la misma familia política de la UE (Partido Popular Europeo) que el partido gobernante Nueva Democracia de Grecia.

Un fiasco para Atenas

Las decisiones distan mucho de lo que Atenas pide desde hace meses. En una reunión de asuntos exteriores en Berlín en agosto, Grecia pidió “sanciones sectoriales” dirigidas a aspectos clave de la economía turca, como el sector bancario y energético.

Tras la publicación de las conclusiones, fuentes del gobierno griego pusieron cara de valiente y lo presentaron como un resultado positivo.

“Europa da un paso a la vez. Eso es lo que hicieron en este Consejo. Otro paso que es una fuerte advertencia a Turquía para que cambie su comportamiento ”, dijeron fuentes gubernamentales.

Sin embargo, la realidad en Atenas es diferente.

La mayoría de los medios griegos informaron el viernes que las decisiones de los líderes de la UE sobre Turquía tendrán un valor agregado cero y predijeron que Erdogan será aún más agresivo a la luz de los suaves pasos de Europa.

"Sin sanciones contra Turquía, la victoria de Erdogan en la UE", "Leves sanciones contra Turquía ... y nos vemos en marzo", son algunos de los titulares de los periódicos griegos.

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, dijo antes de la cumbre que la credibilidad de la UE estaba en juego y pidió a sus socios de la UE que implementen las decisiones tomadas durante su última reunión en octubre.

Se espera que las conclusiones de la cumbre le causen dolores de cabeza a Mitsotakis en casa. Los partidos de la oposición aún no han reaccionado, pero EURACTIV ha sabido que se espera que la principal oposición, el partido Syriza, acuse al gobierno de regresar de Bruselas con las manos vacías.

Mitsotakis, sin embargo, obtuvo un edulcorante inesperado: según los informes, Estados Unidos decidió imponer sanciones reales a Turquía por su adquisición el año pasado de los sistemas de defensa aérea rusos S-400.

Estados Unidos sancionará a Turquía por el sistema de defensa ruso

Estados Unidos está a punto de imponer sanciones a Turquía por su adquisición el año pasado de sistemas de defensa aérea rusos S-400, dijeron tres funcionarios estadounidenses, una medida que probablemente empeorará los ya problemáticos vínculos entre los dos aliados de la OTAN.


Preguntas planteadas sobre el pasado comunista de Merkel

191

Los estadounidenses frustrados por la renuencia de la canciller alemana Angela Merkel a cumplir con las demandas de sanciones más fuertes contra Rusia ahora han comenzado a preguntarse si hay una buena razón por la que el líder alemán ha sido blanco de espías estadounidenses.

Se están planteando preguntas sobre la vida temprana de Merkel en la Alemania Oriental totalitaria, el alcance de sus vínculos con su régimen comunista y su historia como & # 8220 una ardiente rusófila & # 8221 en la Alemania Oriental dominada por los soviéticos.

El año pasado, en información filtrada a la revista de noticias alemana Der Spiegel por el excontratista de la Autoridad de Seguridad Nacional de EE. UU., Edward Snowden, Merkel se enteró de que el servicio de inteligencia de EE. UU. había estado pinchando su teléfono móvil personal desde 2002.

El grifo fue parte de una vigilancia masiva de los líderes europeos por parte de la inteligencia conjunta de Estados Unidos y Gran Bretaña.

En un furioso enfrentamiento con el presidente Barack Obama, Merkel comparó las prácticas de espionaje de Estados Unidos con las de la Stasi, la policía secreta de la dictadura comunista en Alemania Oriental.

Posteriormente, la administración Obama se negó a otorgar a Berlín un "pacto de no espionaje", pero acordó dejar de espiar a Merkel personalmente.

Algunos estadounidenses ahora se preguntan: ¿había una buena razón por la que Estados Unidos necesitaba vigilar las conversaciones privadas de Merkel? Como escribió el bloguero de Reuters, Jack Shafer, cuando se publicó la historia el año pasado: & # 8220Justo como Alemania todavía tiene que borrar su pasado nazi, sus provincias totalitarias del este no han estado cerca de borrar su pasado comunista & # 8221.

& # 8220 El interés longitudinal de los EE.UU. en todas las cosas de Merkel puede ser informado por su pasado. Era ciudadana de Alemania Oriental antes de la reunificación, y su historia personal ha sido durante mucho tiempo controvertida. & # 8221

Un experto en política exterior de Washington, que no quiso ser identificado, describió esta semana a Merkel a Breitbart London como un ex miembro del Partido Comunista de Alemania Oriental que funcionó como comisario de propaganda de nivel medio para la Juventud Alemana Libre, es decir. , los jóvenes comunistas. & # 8221

& # 8220 Ella y el entonces agente de la KGB Putin, que habla alemán con fluidez, estaban activos en Alemania Oriental al mismo tiempo. No sé si se conocieron o trabajaron juntos, pero ambos estaban en la misma línea de trabajo. & # 8221

En abril, Cliff Kincaid, director del Centro AIM de Periodismo de Investigación, escribió: `` Se sabía que Merkel era sospechosamente prorrusa cuando se postuló para un alto cargo en Alemania, pero que su partido político, los demócratas cristianos, la nominó de todos modos ''. N.º 8221

Kincaid señala que Merkel & # 8220 creció en la antigua Alemania Oriental comunista y pasó 35 años de su vida bajo la dictadura. & # 8221

La creciente dependencia de Alemania de las importaciones de energía rusas está relacionada con la decisión de Merkel, después del accidente en la planta nuclear de Fukushima en Japón, de eliminar gradualmente el programa de energía nuclear de Alemania.

Kincaid se refiere a un libro de Günther Lachmann y Ralf Georg Reuth llamado La primera vida de Angela M. Dice que el libro sugiere & # 8220que ella tenía vínculos más profundos con el régimen comunista de lo que se conocía o reconocía anteriormente & # 8221.

& # 8220 Ella ha admitido unirse a la Juventud Alemana Libre, la organización juvenil comunista, y ha aparecido una foto que la muestra con un uniforme comunista. Pero el libro argumenta que ella ocultó su papel en el grupo de jóvenes como secretaria de agitación y propaganda, en lugar de presentarse como alguien involucrado en asuntos & # 8216culturales & # 8217 & # 8221. & # 8221

& # 8220 Uno de los defensores de Merkel & # 8217 dijo que ella & # 8216 no podía & # 8217 recordar si estaba involucrada en actividades de agitación y propaganda & # 8221.

Pero los vínculos con el antiguo régimen comunista de Alemania Oriental no terminan con Merkel: el ex canciller alemán Gerhard Schroeder se puso a trabajar para el gigante energético estatal ruso Gazprom. Se le describe como un amigo personal de Vladimir Putin y una vez llamó al presidente ruso un & # 8216 impecable demócrata & # 8217. Ha defendido la invasión de Rusia & # 8217 a Ucrania. & # 8221

Günter Guillaume, uno de los principales ayudantes de Willy Brandt, un ex canciller de Alemania Occidental, fue descubierto como espía de Alemania Oriental en 1974.


Contenido

La región geográfica de Frisia Oriental estuvo habitada en el Paleolítico por cazadores de renos de la cultura de Hamburgo. Posteriormente hubo asentamientos mesolíticos y neolíticos de diversas culturas. El período posterior a la prehistoria solo puede reconstruirse a partir de pruebas arqueológicas. El acceso a la historia temprana de Frisia Oriental es posible en parte a través de la arqueología y en parte a través del estudio de fuentes externas como documentos romanos. El primer evento histórico probado fue la llegada de una flota romana al mando de Druso en el año 12 a. C., los barcos se adentraron en el curso del río Ems y regresaron.

Los primeros asentamientos, conocidos únicamente a través de restos materiales pero cuyo nombre de la gente sigue siendo desconocido, llevaron a la invasión de tribus germánicas pertenecientes al grupo Ingvaeonic. Esos fueron Chauci mencionados por Tácito y frisones. La región entre los ríos Ems y Weser fue entonces habitada por los Chauci, sin embargo, después del siglo II d.C. no se menciona a los Chauci. Fueron desplazados en parte por la expansión de Frisia después de aproximadamente 500, y más tarde fueron absorbidos parcialmente por la sociedad de Frisia.

Los sajones también se asentaron en la región y la población de Frisia Oriental de la época medieval se basa en una mezcla de elementos frisones y sajones. Sin embargo, el elemento frisón es predominante en la zona costera, mientras que la población de la zona superior de Geest expresa más influencia sajona.

La información histórica se vuelve más clara a principios de la época carolingia, cuando un reino frisón unió toda el área desde la actual Frisia Occidental (las provincias holandesas de Frisia y Groninga y parte de Holanda Septentrional) a lo largo de Frisia Oriental hasta el río Weser. Fue gobernado por reyes como el famoso Radbod, cuyos nombres conocidos todavía se mencionaban en los cuentos populares hasta hace poco tiempo. Frisia fue un reino de corta duración y fue aplastado por Pippin de Herstal en 689. Frisia Oriental pasó a formar parte del Imperio franco. Entonces Carlos el Grande dividió Frisia Oriental en dos condados. En este momento, la cristianización por parte de los misioneros Liudger y Willehad comenzó una parte de Frisia Oriental se convirtió en parte de la diócesis de Bremen, la otra en la diócesis de Münster.

Con la decadencia del imperio carolingio, Frisia Oriental perdió sus antiguas ataduras y se estableció una unidad de distritos autónomos independientes. Sus elecciones se celebraban todos los años para elegir a los "Redjeven" (concejales), que debían ser jueces y administradores o gobernadores. Este sistema impidió el establecimiento de un sistema feudal en Frisia Oriental durante la época medieval. Los frisones se consideraban a sí mismos como personas libres que no estaban obligadas a ninguna autoridad extranjera. Este período se llama el tiempo de la "Friesische Freiheit" (libertad frisona) y está representado por el todavía conocido saludo "Eala Frya Fresena" (¡Levántate, frisón libre!) Que afirmaba la inexistencia de cualquier feudalidad. Los representantes frisones de los numerosos distritos de las siete zonas costeras de Frisia se reunían una vez al año en Upstalsboom, ubicado en Rahe (cerca de Aurich).

A principios de la Edad Media, la gente solo podía establecerse en las zonas más altas. Geest o erigiendo en las zonas pantanosas "Warften", colinas artificiales para proteger el asentamiento, ya sea una sola finca agrícola o un pueblo entero, contra las inundaciones del Mar del Norte.

Aproximadamente en el año 1000 d.C., los frisones comenzaron a construir grandes diques a lo largo de la costa del Mar del Norte. Esto tuvo un gran efecto en el establecimiento de un sentimiento de identidad e independencia nacional. Hasta finales de la Edad Media, Ostfriesland resistió los intentos de los estados alemanes de conquistar las costas.

Durante el siglo XIV, la adherencia a la constitución de Redjeven decayó. Catástrofes y epidemias como la peste intensificaron el proceso de desestabilización. Esto brindó una oportunidad para que los influyentes clanes familiares establecieran una nueva regla. Como caciques (en bajo alemán: "hovedlinge" en alemán estándar: "Fürsten") tomaron el control de pueblos, ciudades y regiones en Frisia Oriental, sin embargo, todavía no establecieron un sistema feudal como se conocía en el resto de Europa. . En cambio, el sistema implementado en Frisia era un sistema de seguimiento que tiene cierta similitud con formas más antiguas de gobierno conocidas de las culturas germánicas del Norte. Existía una relación específica de dependencia entre los habitantes del área gobernada y el cacique, pero el pueblo conservaba su libertad individual y podía moverse donde quisiera.

Los frisones controlaban la desembocadura del río Ems y amenazaban a los barcos que bajaban por el río. Por esta razón, el condado de Oldenburg hizo varios intentos de subyugar a Frisia Oriental durante el siglo XII. Gracias al terreno pantanoso, los campesinos frisones derrotaron a los ejércitos oldenburgianos cada vez. En 1156 ni siquiera Enrique el León logró conquistar la región. Los conflictos duraron los siguientes siglos. En el siglo XIV Oldenburg renunció a los planes de conquistar Ostfriesland, restringiendo sus ataques a invasiones irregulares, matando ganado y luego yendo.

Los caciques de Frisia Oriental solían proporcionar refugio a piratas como los famosos Klaus Störtebeker y Goedeke Michel, que eran una amenaza para los barcos de la poderosa Liga Hanseática que atacaban y robaban. En 1400 tuvo éxito una expedición punitiva de la Liga Hanseática contra Frisia Oriental. Los caciques tuvieron que prometer que dejarían de apoyar a los piratas. En 1402 Störtebeker, que no era frisón de nacimiento, fue capturado y ejecutado en Hamburgo.

El rango de poder e influencia difería entre los jefes. Algunos clanes lograron un estado predominante. Uno de ellos fue el Tom Broks de Brokmerland (hoy en día: Brookmerland) que gobernó una gran parte del este de Frisia durante varias generaciones hasta que un antiguo seguidor, Focko Ukena de Leer, derrotó al último Tom Brok. Pero un grupo de jefes opositores bajo el liderazgo de los Cirksenas de Greetsiel derrotó y expulsó a Fokko, quien luego murió cerca de Groningen.

Después de 1465, uno de los últimos caciques de la casa de Cirksena fue hecho conde por el emperador Federico III y aceptó la soberanía del Sacro Imperio Romano Germánico. Sin embargo, en 1514 el emperador ordenó que un duque de Sajonia fuera el heredero del conde de Frisia Oriental. El conde Edzard de Frisia Oriental se negó a aceptar esta orden y fue ilegalizado. Veinticuatro duques y príncipes alemanes invadieron Frisia con sus ejércitos. A pesar de su superioridad numérica, no pudieron derrotar a Edzard, y en 1517 el emperador tuvo que aceptar a Edzard y sus descendientes como condes de Frisia Oriental.

Frisia Oriental jugó un papel importante en el período de la Reforma. Menno Simons, fundador de la iglesia menonita, encontró refugio allí.

En 1654, los condes de Frisia Oriental, asentados en Aurich, fueron elevados al rango de príncipes. Sin embargo, su poder siguió siendo limitado debido a una serie de factores. Externamente, Frisia Oriental se convirtió en un satélite de los Países Bajos, con guarniciones holandesas estacionadas en diferentes ciudades de forma permanente. Las ciudades importantes como Emden eran administradas de forma autónoma por sus ciudadanos, y el Príncipe no tenía mucha influencia sobre ellos. Un Parlamento frisón, el Ostfreesk Landschaft, era una asamblea de diferentes grupos sociales de Frisia Oriental, que protegía celosamente los derechos y libertades tradicionales de los frisones contra el Príncipe. La independencia de Frisia Oriental terminó en 1744, cuando Prusia tomó el control de la región después de que el último príncipe Cirksena muriera sin descendencia. No hubo resistencia a esta adquisición, ya que se había concertado por contrato de antemano. Prusia respetó la autonomía tradicional de los frisones, gobernada por el canciller frisón Sebastian Homfeld.

En 1806, Frisia Oriental (ahora llamada Oostfreesland) fue anexada por el Reino napoleónico de Holanda y más tarde pasó a formar parte del Imperio francés. La mayor parte de Frisia Oriental pasó a llamarse Département Ems-Oriental, mientras que una pequeña franja de tierra, Rheiderland, pasó a formar parte del Département Ems-Occidental holandés. El emperador francés Napoleón I emprendió la mayor reforma de la sociedad frisona en la historia: introdujo alcaldes, donde la administración local estaba todavía en manos de grupos autónomos de ancianos (como Diekgreven, Kerkenolderlings, etc.), introdujo el Código Civil y reformó el antiguo sistema de nomenclatura frisón mediante la introducción de los apellidos en 1811. En los años siguientes, los frisones orientales registraron sus apellidos, a menudo dependiendo del nombre de su padre, el área o (si no es libre) el maestro.

Después de las Guerras Napoleónicas, Frisia Oriental ocupada primero por prusianos y los soldados rusos en 1813 fue reanexionada por Prusia. Sin embargo, en 1815, Prusia tuvo que ceder Frisia Oriental al Reino de Hannover, que a su vez fue anexado por Prusia en 1866.


5 Tenían y lsquoSleeper y rsquo agentes en Occidente durante años

Ahora sabemos de las actividades de la Guerra Fría en ambos lados de la división. Tal vez no haya sido una sorpresa descubrir que la Stasi tenía agentes "quosleeper" colocados en varios lugares de Occidente. A todos los efectos, estos agentes llevaron una vida occidental normal y compartieron la ideología respectiva. [6]

Informaron todas las actividades que ocurren en Occidente. En algunos casos, incluso influyeron en estos eventos. Muchos se abrieron camino hasta posiciones importantes en el gobierno o la industria.

Quizás el mejor ejemplo sea el caso de Gunter Guillaume. Se las arregló para convertirse en el secretario de Willy Brandt, el canciller de Alemania Occidental.

Guillaume informaba periódicamente a la sede de la Stasi sobre las actividades de Brandt & rsquos. Guillaume también habló de otros sucesos dentro del gobierno de Alemania Occidental. Cuando se descubrió que era un agente de la Stasi, provocó la caída pública de Brandt & rsquos.


¿Se aplicaron sanciones contra Alemania Oriental? - Historia

En preparación para la reunión del Consejo de Seguridad Nacional del miércoles 19 de julio, se solicita lo siguiente: 1.Se solicita al Secretario de Estado, como Presidente del Comité Directivo del Grupo de Coordinación Interdepartamental sobre Alemania y Berlín, que prepare un informe que evalúe dos cursos de acción alternativos desde el punto de vista de su efecto en nuestros objetivos políticos internacionales, con la contribución del DOD una evaluación de sus implicaciones militares: (a) Una solicitud, dentro de 2 a 3 semanas, de 4 a 5 mil millones de dólares, con los impuestos necesarios, controles de reserva, otra legislación y Declaración de Emergencia Nacional. (B)

Una solicitud inmediata de $ 1 a $ 1,5 mil millones, sin controles, impuestos, etc., y una solicitud adicional más adelante, si es necesario.

Esta evaluación debe incluir una estimación del efecto de cada curso de acción sobre (i) nuestras capacidades de combate (que serán suministradas por el DOD), (ii) las intenciones soviéticas, (iii) la unidad aliada, (iv) las perspectivas de ayuda exterior. También debe incluir una discusión de las tácticas con respecto a nuestros aliados que serían apropiadas para cada uno de estos cursos de acción.

2. Se solicita al Secretario de Estado en coordinación con el Secretario de Hacienda que elabore un informe sobre: ​​(a) Las sanciones económicas que ahora pediremos a nuestros aliados que estén listos para aplicar si se bloquea el acceso, y las tácticas que ahora usaremos para buscar un acuerdo aliado para estos preparativos. (B)

Posibles reacciones aliadas a este enfoque de los EE. UU. Y las medidas compensatorias que deberíamos estar preparados para adoptar para asegurar un acuerdo aliado.

Se solicita al Director de la CIA que proporcione una estimación del efecto probable de cada sanción sobre el Bloque, tanto desde el punto de vista económico como estratégico, y el impacto probable sobre las intenciones soviéticas. La estimación incluirá tres alternativas: sanciones solo contra Alemania Oriental, el bloque soviético y todo el bloque chino-soviético.

3. Se solicita al Secretario de Defensa que presente un informe sobre: ​​(a) Un plan de operaciones militares para su uso en caso de que se bloquee nuestro acceso a Berlín. (b) Las contribuciones de fuerza que necesitaríamos de nuestros aliados y los preparativos que tendrían que realizar de antemano para hacer estas contribuciones. Se solicita al Departamento de Estado que proporcione, como parte de este informe del DOD o por separado, una evaluación de la probabilidad de estas contribuciones y preparativos militares aliados. 4. Se solicita al Secretario de Estado que prepare un calendario político que sugiera: (a) Cuál debe ser el momento de las diversas medidas disuasorias antes de la firma de un tratado (b) Qué otras medidas deben adoptarse después de la firma de un tratado y antes de cualquier bloqueo de nuestro acceso, qué postura deben adoptar las potencias occidentales hacia la firma de un tratado, y qué trato deben tener con el personal de Alemania Oriental que pueda aparecer a lo largo de las rutas de acceso después de la firma de un tratado (c) Lo que el El momento debe ser de presiones económicas, políticas y militares sobre el Bloque después de bloquear nuestro acceso (d) El momento y la naturaleza de nuestras posiciones de negociación en cada una de las etapas indicadas anteriormente. 5. El Asesor Especial del Presidente supervisará la preparación de un informe sobre las órdenes, proclamaciones y legislación necesarias para el programa 1 (a).


La rebelión de adolescentes en Alemania del Este que anticipó la caída del Muro de Berlín

En esta foto del 8 de octubre de 2014, Kai Feller, ex alumno de la escuela Carl-von-Ossietzky, posa para un retrato frente a la escuela en Berlín, Alemania. En un día de principios de otoño de 1988, los alumnos se levantaron para denunciar a ocho alborotadores como "traidores" y "pacifistas". Luego, la clase votó a favor de expulsar a algunos de ellos del movimiento juvenil oficial, cuya afiliación era obligatoria para cualquier persona con ambición en la Alemania Oriental comunista. Antes de las protestas masivas que llevaron a la caída del Muro de Berlín, un grupo de adolescentes se atrevió a desafiar el sistema y pagó un alto precio. (Foto AP / Axel Schmidt) (The Associated Press)

En esta fotografía del 8 de octubre de 2014, los estudiantes caminan alrededor de una columna en la escuela Carl-von-Ossietzky en Berlín, Alemania, donde en 1988 se encontraba un 'rincón de oradores'. Ese día de principios de otoño de 1988, los alumnos se levantaron para denunciar a ocho alborotadores como "traidores" y "pacifistas". Luego, la clase votó para expulsar a algunos de ellos del movimiento juvenil oficial, cuya afiliación era obligatoria para cualquier persona con ambición en la Alemania Oriental comunista. Antes de las protestas masivas que llevaron a la caída del Muro de Berlín, un grupo de adolescentes se atrevió a desafiar el sistema y pagó un alto precio. (Foto AP / Axel Schmidt) (The Associated Press)

En esta foto del 8 de octubre de 2014, Kai Feller, ex alumno de la escuela Carl-von-Ossietzky, posa para un retrato en la escuela Carl-von-Ossietzky en Berlín, Alemania. Feller se apoya en la columna, en la que había pegado un papel crítico para la RDA. Un día de principios de otoño de 1988, los alumnos se levantaron para denunciar a ocho alborotadores como "traidores" y "pacifistas". Luego, la clase votó para expulsar a algunos de ellos del movimiento juvenil oficial, cuya afiliación era obligatoria para cualquier persona con ambición en la Alemania Oriental comunista. Antes de las protestas masivas que llevaron a la caída del Muro de Berlín, un grupo de adolescentes se atrevió a desafiar el sistema y pagó un alto precio. (Foto AP / Axel Schmidt) (The Associated Press)

BERLÍN - Kai Feller tenía 16 años cuando sus compañeros de estudios lo llevaron a juicio.

Ese día de principios de otoño de 1988, los alumnos se levantaron para denunciar a Feller ya otros siete alborotadores como "traidores" y "pacifistas". Luego, la clase votó a favor de expulsar a Feller del movimiento juvenil oficial, cuya afiliación era obligatoria para cualquier persona con ambición en la Alemania Oriental comunista.

Antes de las protestas masivas que llevaron a la caída del Muro de Berlín, un grupo de adolescentes se atrevió a desafiar el sistema y pagó un alto precio. Sin embargo, dejaron su huella en la historia, inspirando a muchos otros, incluidos los de la generación de sus padres, a seguir su ejemplo al cuestionar la autoridad.

En el mundo Kafka-esque de Alemania Oriental, los estudiantes fueron castigados por hacer precisamente lo que se les dijo que hicieran: publicar sus puntos de vista en el tablón de anuncios de un nuevo "Speakers Corner", la escuela secundaria de élite Carl-von-Ossietzky en el este de Berlín. instalado cerca de su entrada.

"Incluso en Alemania del Este sabíamos que Speakers Corner era el lugar de Londres donde cualquiera podía decir cualquier cosa", recordó Philipp Lengsfeld, otro de los estudiantes expulsados. "Así que decidimos probar un poco los límites".

Los ocho estudiantes utilizaron el tablero de anuncios para elogiar las huelgas laborales en la vecina Polonia, llamar la atención sobre un creciente movimiento neonazi y emitir un poema irónico sobre el amor de un soldado de Alemania Oriental por su rifle Kalashnikov. Feller cometió el pecado adicional de recolectar firmas para una petición contra el desfile militar anual de Alemania Oriental.

Muchos estudiantes que inicialmente se habían unido a la rebelión desautorizaron la petición. Pero Feller, Lengsfeld y otras seis personas consideradas cabecillas se negaron a dar marcha atrás, incluso después de que las autoridades les dieran la oportunidad de arrepentirse.

"A los 16 años no pensábamos de manera pragmática", dijo Lengsfeld. "Queríamos terminar con esto".

Los simulacros de juicios, observados por adultos en silencio al fondo de las aulas, habían sido cuidadosamente orquestados para darle al castigo oficial un aire de legitimidad democrática. Alexander Krohn, uno de los pocos que se negó a denunciar a sus compañeros, describió el proceso como un "tribunal canguro".

Krohn, quien fue suspendido por negarse a participar en las denuncias, dijo que era una cuestión de honor para él apoyar a sus compañeros de clase, algunos de los cuales también pertenecían a un grupo informal de fanáticos de la música punk.

"No queríamos decir lo contrario de lo que pensábamos", dijo a The Associated Press, "lo que para la mayoría de los otros estudiantes era normal".

Unos días después, los ocho estudiantes fueron convocados a una asamblea y, uno por uno, expulsados.

"Nuestro mundo entero colapsó", dijo Lengsfeld. "Estábamos sentados fuera de la escuela mirando al abismo".

Después de su expulsión, los ocho fueron tratados como marginados. Cuatro se enfrentaron a una prohibición de por vida en todas las escuelas de Alemania Oriental.

Su caso fue inicialmente tomado por el pequeño movimiento de oposición de Alemania Oriental, estimado en ese momento en unos pocos cientos de personas. Luego llegó a las transmisiones de noticias de Alemania Occidental, rebotando a través del Telón de Acero cuando muchos alemanes orientales comunes sintonizaban en secreto los canales occidentales.

En pocas semanas, el llamado asunto Ossietzky había llevado a partes de la élite del país a cuestionar abiertamente el sistema, dijo Ilko-Sascha Kowalczuk, historiador y experto en el movimiento de oposición de Alemania Oriental.

"Estos eran sus propios hijos", dijo. "Eran jóvenes a los que se les había considerado el futuro del sistema".

La ira por el caso también alimentó la insatisfacción generalizada con el sistema educativo y la persona que lo dirigió, Margot Honecker, esposa del líder de Alemania Oriental Erich Honecker. Era una de las personas más odiadas del país por hacer de la propaganda política una parte fundamental del plan de estudios a expensas de lecciones más útiles.

Los documentos históricos muestran que Honecker, apodada "el dragón púrpura" y que ahora vive sus días en Chile, intervino personalmente para presionar por la represión de los estudiantes de Ossietzky, a pesar de que muchos habían sido alumnos prometedores y ninguno había pedido directamente la caída de los estudiantes de Ossietzky. Pared.

"La gente estaba realmente molesta por lo que el gobierno estaba haciendo con la educación de sus hijos", dijo Benjamin Linder, uno de los cuatro estudiantes que recibió el castigo más severo. "Creo que por eso este caso resonó tanto. Era bastante absurdo que nos estuvieran acusando de difundir el pacifismo cuando la escuela recibió el nombre de Carl von Ossietzky". El escritor y premio Nobel de la paz, que murió en 1938 tras ser perseguido por los nazis, también había sido un ardiente pacifista.

Sin saber que el Muro de Berlín se derrumbaría apenas un año después, Lengsfeld obtuvo permiso para salir del país e ir a Inglaterra, donde su madre vivía en el exilio.

Lengsfeld le dijo a AP que la experiencia lo impulsó a dedicarse a la política. El hombre de 42 años ahora es un legislador nacional. Su oficina está situada en el mismo lugar donde una vez estuvo el Ministerio de Educación de Margot Honecker.

Feller, a pesar de crecer sin religión, encontró refugio en una escuela de la iglesia que no formaba parte del sistema educativo oficial. Feller se quedó en la iglesia y se convirtió en pastor protestante.

"El cristianismo me convenció", dijo.

Lindner consiguió un trabajo trabajando con niños discapacitados, pero dedicó su tiempo libre al creciente movimiento de oposición. "Por supuesto que fue terrible que me echaran de la escuela y todo eso, pero de repente sentí una gran sensación de libertad", dijo. "Nos habían arrinconado y no había vuelta atrás".

No pasó mucho tiempo antes de que Lindner pudiera reanudar su educación. En noviembre de 1989, el mes en que cayó el Muro de Berlín, las autoridades anunciaron que los cuatro estudiantes que habían sido expulsados ​​definitivamente podrían regresar a la escuela.

Lindner es ahora profesor de neurofísica en la Universidad Humboldt de Berlín.


Ver el vídeo: Cómo era la vida en la Alemania soviética 1949 - 1990 - Economía y cultura en Alemania socialista


Comentarios:

  1. Dular

    Y no es así))))))

  2. Mulrajas

    clase)

  3. Lyn

    Felicitaciones, qué excelente mensaje.

  4. Hussain

    ¡Traerá salud, felicidad!

  5. Grady

    Muchas gracias por su ayuda en este asunto. No sabía eso.



Escribe un mensaje